domingo, 8 de octubre de 2017

Hoy se hizo público el nuevo trailer de la película de Justice League, que reúne a los emblemáticos superhéroes de DC Comics: Batman, la Mujer Maravilla, Flash, Aquaman y Cyborg (sí Superman también estará ahí pero shhh...)


El trailer finalizó y no se tu, pero en mi caso al igual que me ha sucedido con todo este trayecto a la formación de la Liga de la Justicia en la pantalla grande, no me terminó de emocionar. ¿Las razones? Vamos a verlas a continuación.

Volvamos 9 años atrás, al 2008, cuando Iron Man aparecía de la nada y sin ser un personaje de la talla de Superman o Batman, cambió el panorama de las películas de superhéroes de una manera que solamente el Spiderman de Sam Raimi pudo hacer años atrás. La película terminaba y, después de los créditos, aparecía este hombre con un parche, un tal Nick Fury que le decía a Tony Stark:


"Le vine a hablar de la iniciativa Avengers Sr. Stark." La verdad, Nick Fury era Marvel, diciéndonos "Este no es nuestro único superhéroe y forma parte de un universo más grande. Venimos a hablarles de la iniciativa Avengers." Marvel tenía un plan.

El mismo año vino una película de Hulk, seguida por Iron Man 2 en el 2010, y las películas de Thor y Capitán América en el 2011. Mi punto aquí es que para cuando se hizo público el trailer de la película de Avengers para el 2012, Marvel ya nos había presentado a los personajes en películas individuales, mostrándolos en toda su dimensión pero actuando totalmente por separado, unidos únicamente por guiños en las escenas post créditos, de modo que cuando salió el trailer de Avengers, realmente uno sentía que era un momento épico el ver a estos pesos pesados, que nos demostraron ser capaces de liderar una película cada uno, unirse en el trailer bajo la bien escogida canción "We're in this together now" de Nine Inch Nails.


Un evento sin precedentes, imaginen una película que reúna a James Bond, Jack Ryan, Ethan Hunt y que se yo, algún otro grande de ese género. Claro, DC está haciendo lo mismo, reuniendo a sus pesos pesados, pero ¿Por qué cuando lo hizo Marvel sí emocionó y ahora no?

1. La familiaridad con los personajes.

Como dije anteriormente, para cuando se anunció Avengers, ya conocíamos a los personajes por sus películas anteriores. En el caso de la Liga de la Justicia, tenemos a un Superman que vimos en Man of Steel (2013), a un Batman que vimos mas o menos en Batman vs Superman (2016), una Mujer Maravilla que es quien de mejor manera ha conectado con su película de este año, y a un Flash, un Aquaman y un Cyborg que no significan mucho para nosotros porque no los hemos visto en acción fuera de un par de escenas extrañas únicamente entendibles por los conocedores de los comics de DC, por ende son personajes con los que no podemos sentir conexión, y menos aún cuando hay otro Flash, el de la serie de TV y nos vienen a presentar otra persona en el papel, igualmente cuando hace unos años nada más vimos al Batman de Cristopher Nolan y ahora tenemos que conectar con este Batman que viene sin su origen, que vive en circunstancias nuevamente decodificables únicamente por los conocedores de los comics de DC. En sí, no podemos sentir una conexión con los personajes de DC por el simple hecho de que no los conocemos realmente, no hemos pasado aventuras junto a ellos como lo hicimos con los personajes de Avengers en sus películas individuales, excepto con Superman que está muerto (El gran Superman murió en su segunda película) y con La Mujer Maravilla que es lo más rescatable de todo esto.

2. La motivación de la reunión.

La iniciativa Avengers era una idea de Nick Fury, director de S.H.I.E.L.D. para, como dice el trailer de Avengers, reunir a un grupo de personas excepcionales para que luchen las batallas que nosotros ya no podíamos. En este trailer mas reciente, veo a Batman diciendo que los reúne porque le hizo una promesa a Superman (y por la amenaza que sea en la película y todo eso, pero resaltan eso de Superman). Sí, al mismo Superman que quizo matar hace poco pero del que se volvió mejor amigo apenas supo que el nombre de sus madres era el mismo. Esa excusa para su amistad la justifico de una sola manera: Batman está bieeen jodido mentalmente.

3. Ellos no son hombres, son Dioses.

¿Se han preguntado por qué Batman es el personaje de DC que más conecta con nosotros? Es porque es un hombre, como nosotros (claro, con mucho dinero) midiéndose a la altura de los Dioses (Superman, Aquaman, Mujer Maravilla.) Esa es la misma razón por la que Iron Man fue el éxito que fue, pues no es un superhéroe, sino un hombre (con mucho dinero) que tomó conciencia del daño que le hacía al mundo y decidió hacer algo al respecto. Thor sí, es un Dios, no puedo defenderlo (pero van a ver lo bien que nos va a caer en su versión humanizada en Thor Ragnarok), el Capitán América es en realidad un muchachito escuálido con un gran corazón y Bruce Banner es un científico que tiene que tratar de controlar su temperamento para no destruir todo aquello que ama. Es por eso que los personajes de Marvel conectan con nosotros, porque son personas, con problemas como nosotros, arrojados en el mismo mundo que nosotros habitamos, incluso en las mismas ciudades de nuestro mundo, no en las ciudades ficticias que habitan los Dioses de DC, esos Dioses que están por arriba de nosotros, con los cuales no podemos sentirnos identificados sino a los que se nos pide adorar.

4. La música de los trailers.

Como dije anteriormente, el trailer de Avengers nos mostraba a los personajes al ritmo de "We're in this together" ("Estamos en esto juntos") de Nine Inch Nails. Realmente se notaba la seriedad de la situación. Los trailers de la Liga de la Justicia nos pusieron primero "Come Together" ("Reúnanse") de Los Beatles y ahora "Heroes" ("Podemos ser héroes" dice la letra) de David Bowie. DC, que se la dan de tan serios, primero se hicieron los graciosos con la de los Beatles y ahora, esos tremendos Dioses dicen "Podemos Ser Héroes". Oigan, ¡Son Dioses! ¿De qué "podemos ser héroes" están hablando?

Bueno, esas son algunas de las razones que se me vienen a la mente de por qué Marvel conecta mejor con nosotros que DC, y por qué aún no me emociona esta reunión de la Liga de la Justicia. ¿Crees que haya algún otro factor preponderante en esto? ¿O quizá tienes una idea diferente de todo esto? Me gustaría leerlo en los comentarios. Gracias por tu atención, un abrazo y ¡Hasta la próxima entrada!

jueves, 20 de abril de 2017

Imagina la escena: un medio escrito busca un redactor, cuando de repente se abre un portal y aparece Shakespeare, viajero del tiempo, presentando su aplicación para el trabajo. Quien realiza la entrevista ve el currículo de obras que ha realizado el escritor, e impresionado le pregunta: "¿sabe usar procesadores de texto?" Shakespeare responde "¿qué es eso?" (seguro responde con palabras más ilustradas), el entrevistador, extrañado le dice “usted sabe, Microsoft Word, Open Office…”, Shakespeare responde: “No” (nuevamente, seguro lo hace con mejores palabras que un simple “no”). El entrevistador frunce el ceño y, aunque impresionado por el currículo del escritor, le informa que lamentablemente no cumple con los requisitos para el trabajo.

Lo descrito anteriormente es algo común en el mundo actual, que exige más capacidades técnicas que cualquier otra cosa. Se requiere que seas capaz de hacer el trabajo en el formato requerido para tal fecha, no hay tiempo para consideraciones y eso hace que a veces se confundan capacidades técnicas con talentos y habilidades intrínsecas. Tot Taylor, un reconocido productor musical dijo una vez “Tener los mejores equipos no me hace el mejor, es mi cerebro el que lo logra.” En este ejemplo, su cerebro le da el talento, la habilidad intrínseca, y los equipos o la capacidad para el manejo de los mismos son lo que le permiten que ese talento sea expresado. ¿Puede Tot Taylor expresar su talento musical digamos, con una cuchara y un vaso de agua? Pues sí, estoy seguro que puede hacer música con eso. ¿Le van a contratar para hacer un jingle musical con una cuchara y un vaso de agua? Lo más seguro es que en lugar de eso requieran un trabajo con sus mejores equipos, y eso, su capacidad para usar los equipos y mediante ellos expresar su talento y habilidad, es lo que lo hace un profesional. Tot puede ser un genio, pero el mundo no lo sabrá hasta que lo exprese del modo en que el mundo lo puede entender.

El punto de todo esto es que sí, podemos tener las habilidades que tengamos, y sí, podemos expresarlas como queramos, pero al momento de requerir la aceptación o validación del status quo, se nos van a exigir lo que la norma imponga. En el mundo actual la envoltura es tanto o más importante que el contenido, por lo que la actualización permanente de las capacidades técnicas es algo necesario para plasmar el talento de un modo satisfactorio. Lo cierto es que en el siglo 21, hasta Shakespeare debe aprender a usar Word.

viernes, 3 de abril de 2015

En un mundo injusto, un grupo de coloridos personajes se enfrenta a las fuerzas del mal y salva a la población. Quienes atestiguaron la batalla vitorean a los héroes que los han salvado y les han dado la paz que tanto anhelaban. Satisfechos con el resultado, salimos de la sala de cine, dejamos de leer la revista, apagamos el televisor en espera de la próxima aventura que esos héroes nos traerán.

Volvemos a la realidad, salimos al mundo, y aún sabiendo que lo que acabamos de ver lleva la etiqueta de entretenimiento, nos llevamos aquella información más adentro de lo que pensamos. Salimos al mundo y vemos injusticia, corrupción, intolerancia, destrucción de la naturaleza. Frente a esto, determinamos que es necesario un cambio en el mundo, queremos un mundo mejor, lo anhelamos y tenemos la esperanza de que alguien haga algo. No consideramos siquiera que nosotros seamos quienes generen ese cambio, queremos que otro sea el que se sacrifique y nos salve. Es ahí donde entran en juego los superhéroes, y es que esa es la razón de ser de una figura heroica. Nos da esperanza, nos da la tranquilidad de saber que alguien se va a hacer cargo, que alguien va a arreglar las cosas, que alguien nos va a salvar.

Como se dice en la película Man Of Steel: “-Qué significa la S en el pecho? -No es una S, en mi mundo significa Esperanza.”

Entonces decimos: “Eso es absurdo, es fantasía, los super héroes no existen, yo no ando creyendo que un super héroe con super poderes va a venir a salvarme”, pero creemos en el Dios que la iglesia nos han mostrado. Podemos decir “yo no creo en Dios”, y sin embargo, elegimos políticos para que nos gobiernen y nos salven. Creemos que un Dios nos va a sacar de nuestra situación, creemos que un político nos va a liberar, tenemos imágenes de santos con una poderosa aura a su alrededor y fotografías en contrapicado* de políticos en poses heroicas que prometen librarnos del mal. Así, nos unimos a una religión, a un movimiento político, depositando nuestra esperanza de cambio en ellos; pero: ¿Por qué creemos que Dios o el político nos van a salvar? ¿Por qué vemos a la salvación como un elemento que ha de venir de afuera y no de nosotros? Porque nos sentimos como se dice en inglés “power-less” (con poder bajo, impotentes, nos sentimos menos que ellos), mientras que vemos a Dios todopoderoso y a los políticos en el poder manejando los poderes del estado.

¿Qué significa una fotografía en contrapicado? Significa que estamos viendo a esa persona desde abajo, significa que esa persona está por encima de nosotros, que es poderosa, que es superior.

Así, el concepto del superhéroe instaura y refuerza en nuestro subconsciente esa creencia, de que no tenemos poder y debemos ser salvados, dejando de lado la posibilidad y el hecho real de que nosotros somos los que debemos tomar acción sobre el destino de nuestras vidas. En ese sentido, el concepto de la esperanza nos enseña a esperar que nos salven en lugar de salvarnos a nosotros mismos. La esperanza nos dice que vendrá alguien a salvarnos, la acción nos dice que nosotros mismos escribimos nuestra historia. La esperanza espera, la acción se mueve, la esperanza se enfoca en el futuro, la acción se enfoca en el ahora, y es en el ahora donde tomamos acciones que definen nuestro futuro. Lo que hacemos hoy escribe el mañana, si ahora nos pasamos esperanzados en lo que vendrá, ese futuro esperado no llegará porque pasamos el tiempo del ahora esperándolo, no construyéndolo, nos pasamos esperando que alguien más o que un milagro nos lleve a ese futuro, ignorando nuestro propio poder para escribir nuestra historia, ignorando que nuestro propio poder es el milagro, es la manifestación de Dios, es el Superhéroe.

De esta manera, podremos dejar de ver al superhéroe como la figura de la que se espera algo, para verlo mas bien como una figura inspiradora, cuyos valores o caracteristicas que admiramos nos inspiren a descubrir el poder que tenemos para transformar nuestras vidas.